¿Quién te enseñó a nadar?

Ez. 47:1-5 (1-2)
"El hombre me trajo de vuelta a la entrada del templo, y vi que brotaba agua por debajo del umbral, en dirección al oriente, que es hacia donde da la fachada del templo. El agua corría por la parte baja del lado derecho del templo, al sur del altar. Luego el hombre me sacó por la puerta del norte, y me hizo dar la vuelta por fuera, hasta la puerta exterior que mira hacia el oriente; y vi que las aguas fluían del lado sur.
-podemos asumir con seguridad que las aguas que salen del por la puerta del templo representan el evangelio predicado a las naciones.


- Esta fluye porque en el templo hay abundancia de palabra y de creyentes con dones y ministerios para compartir.
- Al principio sale poca agua pero la vamos a ver crecer en poco tiempo.
- Hoy queremos movernos de creer por que nos dicta la cultura a creer por lo que dice la palabra de Dios.

3 "El hombre salió hacia el oriente con una cuerda en la mano, midió quinientos metros y me hizo cruzar el agua, la cual me llegaba a los tobillos.
- Todo lo que proviene del templo de Dios para nosotros comienza pequeño, como la semilla de mostaza que representa el reino de Dios.
- Con los tobillos podemos caminar y es una profundidad segura.
- Los tobillos representan cuando recibimos el evangelio y comenzamos a caminar.
- Andamos en la gracia del que nos salvó.

4 "Luego midió otros quinientos metros y me hizo cruzar el agua, que ahora me llegaba a las rodillas.
- Las rodillas son nuestra capacidad de orar y establecer una relación verdadera con Dios el Padre.
- Todavía mantenemos el control de nuestras vidas, aunque estamos en el agua.
- Todo en el reino es crecer y seguir creciendo.
- Esta es una profundidad cómoda, pero no podemos hacer mucho y son aguas llanas.

4(b) "Midió otros quinientos metros, y me hizo cruzar el agua, que esta vez me llegaba a la cintura."
- La cintura representa nuestra disciplina y consagración.
- Es una profundidad donde la fuerza de las corrientes se dejan sentir.
- En nuestros lomos están los instintos ministeriales y nuestros frutos.
- A esta profundidad demostramos compromiso de seguir dentro de las aguas.
- En los lomos hay revelación de la palabra.

5 "Midió otros quinientos metros, pero la corriente se había convertido ya en un río que yo no podía cruzar. Había crecido tanto que sólo se podía cruzar a nado."
- Hay que cruzar el río y seguir creciendo en la fe
- Hadar significa que hemos desarrollado nuestros ministerios
- Nadar es algo aprendido que envuelve confianza.
- Siempre recuerdas quien te enseñó a nadar.

Lecciones de Ezequiel:
1. Todo lo que proviene de Dios pasa por su casa.
2. En el reino, lo que comienza con poco crece a más
3. No te conformes con poca agua.
4. Aprende a nadar en aguas profúndas
5. El final de esta historia no es el río, es el mar (v. 6-12) y toda la provisión de Dios para las naciones a través de Su iglesia.


 Este lugar es lo que es hoy día porque desde sus comienzos Dios dio una visión clara.

Una visión es un puente desde el presente conocido hasta el futuro desconocido.
- S el futuro es desconocido en nuestra situación natural, se hace conocido porque tenemos una visión para alcanzar unas metas.
- S vamos por un puente solo en el podemos llegar a nuestro destino.

Metas bíblicas que hemos cumplido en 24 años:
1. Edificar la iglesia Mt. 16:18
2. Buscar y salvar al perdido Lc. 1:29
3. La gran comisión Mt. 28:18
4. Establecer el mensaje del reino Mt. 24:14

Qué hay para nosotros para llegar a nuestras metas
Fil. 3:14
"...sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús."

Pablo hizo todo con una meta

Fil. 1:20,21- el destino final
"Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo. Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.
- Su meta principal: ..."que Cristo sea exaltado en mi cuerpo"
- Fuera muriendo o viviendo.
- Le tememos a llegar a la meta más completa y segura que Dios tiene para nosotros.

- Vivimos la vida sin metas definidas
- Trabajamos solo con la meta de retirarnos
- A veces hasta tenemos iglesia pero no tenemos metas para ella.
- La iglesia no se trata de hacer actividades, sino de transformar vidas.

Como piensa un pueblo con metas y un destino definido:

"Pero Rut respondió: —¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! »Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el Señor con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte!" (Rut 1:16, 17)

1. Siguiendo lo que conocemos como divino.
2. No abandonando el plan de Dios.
3. No mirando hacia atrás, sino hacia adelante.
4. Cree que el plan de Dios es mejor que el tuyo y prevalece.

"El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor." (Proverbios 19:21)

"Las vidas y almas que no han sido salvas vienen aquí a salvarse de la perdición y el pecado y para entrar al reino de Dios, no a llenar una silla que quizas alguien ocupó por un tiempo."  PT

Pero ustedes, ¡manténganse firmes y no bajen la guardia, porque sus obras serán recompensadas!» (2 Crónicas 15:7)

"Cuando se acercaba la hora en que el Señor se llevaría a Elías al cielo en un torbellino, Elías y Eliseo salieron de Guilgal. Entonces Elías le dijo a Eliseo: —Quédate aquí, pues el Señor me ha enviado a Betel. Pero Eliseo le respondió: —Tan cierto como que el Señor y tú viven, te juro que no te dejaré solo. Así que fueron juntos a Betel." (2 Reyes 2:1, 2)

  • Tres veces Elías pidió a Eliseo que se quedara para él seguir hasta Betel.
  • Tres veces Eliseo le dijo que se iba con él.
  • Creo que lo tenemos todo al revés, la iglesia tiene que esforzarse y pasar trabajo para que tú permanezcas y estés contento
  • En la biblia, era el seguidor quien se esforzaba por continuar y seguir pegado a la visión.
  • Aquí todos tenemos que decidir si queremos ser cristianos maduros o bebés que hay que cuidar.


​​
Pastor Pedro Torres